bioconstrucción, construcción ecológica, casas ecológicas, vivienda bioclimática, casas de madera, vivienda bioclimatica, constructores ecológicos, bioconstrucción en Madrid, bioconstrucción en Ávila, bioconstrucción en Toledo, bioconstrucción en Guadalajara, bioconstrucción en Ciudad Real, bioconstrucción en Cuenca, casas naturales, materiales de construcción ecológicos, construcción sostenible, estructuras de madera, presupuesto bioconstrucción, Biotectura, construcción verde, Green Building, edificación sostenible, materiales de bajo impacto ambiental, autoconstrucción, biovivienda. Casa sana, bio, bio cultura, bio salud, materiales sanos, casa ecológica, bioconstrucción en Majadahonda, bioconstrucción en las rozas, bioconstrucción en Alcalá de henares, bioconstrucción en colmenar viejo, bioconstrucción en el Escorial, bioconstrucción en Madrid sur, bioconstrucción en Guadarrama, bioconstrucción en pozuelo, bioconstrucción en Villaviciosa, bioconstrucción en la sierra de Madrid, bioconstrucción en Segovia, permacultura

"bioconstrucción"

"construcción ecológica"

"casas ecológicas, vivienda bioclimática, casas de madera"

"

Una aproximación a la construcción ecológica

Todos nos enfrentamos, en determinados momentos de nuestra vida, a la elección de vivienda. Para realizar esta elección aplicaremos criterios que nos parecerán adecuados a nuestras necesidades y a la que consideramos “calidad de vida”, como la ubicación, el diseño, el reparto de espacios, el precio, el vecindario, la accesibilidad, las vistas, etc.

Pero tal vez nos planteemos la salud dentro de estos criterios; entonces podríamos hacernos preguntas como: ¿Afecta la vivienda a nuestra salud? ¿el lugar que hemos elegido para descansar favorece nuestro equilibrio físico, psicológico y social?; ¿es en esta casa donde podré desarrollar mi proyecto de vida?, etc.

Si hemos percibido, de alguna manera, que el “dónde” vivimos afecta a al “cómo” vivimos, posiblemente nos interese todo lo relacionado con la bioconstrucción; si además sabemos que nuestra salud aporta salud a nuestro entorno y que de la salud de nuestro entorno depende la nuestra, posiblemente desearemos para nosotros una casa bella y sana, que sea respetuosa con el medio ambiente en el que se integra y que el intercambio energético que realiza con el entorno sea económico y equilibrado.

El primer aspecto a tener en cuenta es la elección del lugar. Los primeros contactos los haremos con la intuición y el sentido común, que no ha de faltar en todo el proceso, tal vez podríamos pararnos un momento y ponernos a la “escucha” de cómo nos sentimos en el sitio elegido. Posteriormente la Geobiología y la Radiestesia nos permitirán tener una idea de la calidad del subsuelo en sus aspectos energéticos y vibratorios, del estado del campo magnético terrestre con sus redes magnéticas y sus líneas Hartmann y Curry, de las posibles corrientes de agua subterráneas, de las fallas geológicas, de la posible contaminación electromagnética, del nivel de radiactividad natural o artificial, en definitiva, de las cualidades del lugar para el desarrollo de nuestra vida en él.

A la hora de diseñar la vivienda o la reforma, se tendrán también en cuenta las indicaciones del geobiólogo o radiestesista a fin de encontrar la ubicación más adecuada para los espacios donde pasamos más tiempo como el lugar de descanso, de estudio, el lugar de trabajo, etc. Pero siempre es la capacidad del arquitecto de colocarse en una posición de “escucha”, de receptividad frente a todos los factores que entran en juego, y por su propio prisma y experiencia que dará forma a una construcción donde el resultado final sea una realidad coherente y armoniosa. Se evitarán las estructuras metálicas cerradas que favorezcan el enrarecimiento del ambiente por contaminación electromagnética y perturben el campo magnético terrestre, se diseñará una vivienda que actúe como nuestra “tercera piel”, que respire y que transpire y que sea permeable a las radiaciones provenientes de la tierra y del cielo inherentes al lugar. Casi como un ser vivo.

bio sanaEl uso de recursos y técnicas bioclimáticas permite que la propia vivienda, por su orientación, diseño y construcción, se comporte como reguladora térmica y ahorradora de energía reduciendo el uso de sistemas de calefacción convencionales, el gasto de combustibles fósiles y la contaminación. De esta manera podremos ahorrar en las facturas mensuales y reducir el deterioro de nuestro medio ambiente. Aprovecha la luz y calor en los muros soleados, aislamientos naturales en los muros fríos, invernaderos adosados, aleros, sobredimensionados, utilización adecuada de árboles de hoja perenne y de hoja caduca, emparrados, etc.

No podemos dejar de mencionar el capítulo posiblemente más engorroso que es el referente al dinero, la empresa y la mano de obra. Podemos decir que la construcción es siempre construcción aun cuando se tratase de aplicar los criterios de salud del hábitat. Poco a poco se va creando la red de profesionales que por un motivo u otro apuestan por los criterios de bioconstrucción, algunos de estos gremios son buenos profesionales de la construcción convencional que adaptan su forma de trabajo a estos criterios. Casi todos ellos autónomos que mantienen su propia independencia e individualidad y que se reúnen para realizar un trabajo concreto. El intercambio entre promotor, empresas, autónomos y trabajadores por cuenta ajena es importante que se realice también de forma justa y equilibrada buscando resultados que beneficien al total de los participantes y sin perder de vista entre los objetivos la salud como una realidad colectiva.

Pero a lo mejor aunque lo llamemos con nombres nuevos no estemos haciendo más que lo “de siempre”. Como los indios de la praderas cuando emplazaban sus poblados donde pastaban los caballos salvajes, o los tuaregs del desierto que montaban la “haima” donde descansaban los perros, o los propios perros cuando se les permite elegir sus sitio, o los gatos cuando se suben encima del televisor, o las hormigas cuando eligen el lugar para su hormiguero y tantos otros que no han dejado de “estar a la escucha” en vez de dejarse llevar por la sobre-estimulación que solo conduce al estrés y a la ansiedad.

Tal vez podamos ver a la tierra como un ser vivo, a nosotros como sus pobladores que tenemos la responsabilidad de cuidarla, a los animales como nuestros compañeros de viajes y a las plantas como nuestras aliadas sin las cuales la vida sería simplemente insostenible. Entonces tal vez deseemos tener una vivienda que se parezca a un ser vivo, que transpire, que no consuma energía innecesariamente, que agradezca el sol, que sea fresca en verano y cálida en invierno, que no genere desperdicio inútilmente, que sea limpia, que huela bien, que de gusto acariciarla, que disfrutemos mirándola, que de cobijo a nuestra familia, que el tiempo parezca no pasar cuando estamos en ella, que nos trasmita la paz, que permita el encuentro con nosotros mismos sin necesidad de seguir huyendo, que crezca y envejezca con nosotros y que después cuando desaparezca, como nosotros, todos sus componentes se integren de nuevo en el ciclo de la vida de donde proceden, dejando solamente el rastro de los bien hecho y de lo bien vivido en la memoria de nuestro planeta, tal vez entonces podamos decir, tal como nos gusta hacer, que CONSTRUMOS ETERNIDAD.

 

Ya conozco las ventajas de la bioconstrucción...

...y quiero comenzar la ejecución de mi propia edificación sostenible.

Si este es su caso, contactenos a través de nuestro formulario web o por teléfono en el bioconstruccion

 

Enlaces de Interés